El Cagliari ya acaricia los puestos europeos


El Cagliari ya acaricia los puestos europeos

10ª JORNADA

CAGLIARI 4-2 SIENA

El Cagliari confirma que ha encontrado la solución a sus problemas con la llegada de Pulga. Desde que este se sienta en el banquillo soló recoge victorias, y ya van cuatro. Algo que los rossoblu no lograba desde el 2008. Si bien es cierto, el Siena no es un rival muy complicado en estos momentos.

El partido empezó de cara para los locales desde el primer momento. Transcurría tan solo el minuto 6 cuando Conti saca un córner que encuentra a Nene dentro del área. Neto no hace ni lo más mínimo por impedirlo y Nene remata a puerta con un perfecto testarazo cruzado al segundo palo. Imposible para Pegolo. Mal negocio para un portero tener defensas como Neto

El Siena no se hacía sentir sobre el campo y el Cagliari jugaba a placer. Antes de llegar a la media hora de partido Nene, en plan estelar, sentenciaba el encuentro en dos minutos. Primero con un esplendido gol de libre directo y un instante después con una asistencia que dejaba a Sau una autopista libre hasta la portería rival. El ídolo local no defraudó. Arrancó la carrera. Dejó atrás a Neto con suma facilidad y batió al portero con tranquilidad. 3-0, gol de Sau. Minuto 28 de partido y parecía que no había mucho más que esperar. Pero sin ser un espectáculo futbolístico exquisito, aún quedaban muchas cosas por pasar.

El equipo de Cosmi estaba claramente derrotado y no creaba problemas a la defensa rival. Ni siquiera cuando el árbitro vio penalti en una acción, penalti al menos riguroso, el Siena fue capaz de acertar con la portería rival. Calaió no tiró mal del todo. Pero Agazzi le adivinó el lado y sacaba el disparo.

De manera inexplicable, con 3-0 en el marcador, y cuando todos estaban ya pensando en el descanso, el Siena marcó gol en una jugada extraña. Calaió se anticipó al portero en un balón bombeado al área y lo tocó para dejarlo volar a su suerte dentro del área pequeña. Bogdani estuvo más despierto que su marcador y tocó el balón lo justo para hacerlo superar ese metro que le faltaba para entrar. Gol del Siena. 3-1, pero  el partido no había cambiado nada.

La segunda parte arrancaba mucho más calmada. Con los dos equipos sabedores de que algo muy raro tendría que pasar para que el partido diera una vuelta completa. No sucedió nada reseñable hasta el minuto 76 en el que Neto, con ganas de disputar a Nene los titulares, cometía una clarísima falta, que le traía la segunda amarilla, y dejaba a su equipo con uno menos. Si ya el Cagliari controlaba el partido con facilidad. Esta era la puntilla para los de Cosmi. Si es que necesitaban una puntilla.

Aún quedaba tiempo para que Ribeiro marcara un gran gol en uno de los contragolpes de su equipo. Para que Pinilla fallara un penalti por “culpa” de la gran parada de Peggolo. El portero del Siena no ha hecho mal partido a pesar de los goles recibidos. Y para que el Siena maquillara, un poco, el resultado con un buen gol de Calaió, que remató un centro desde la derecha en el minuto 93. Pero todo eso ya carecía de importancia. El partido hacía tiempo que estaba muerto y decidido. Un partido entretenido en el que sucedió de todo y casi todo bueno para los sardos.

Tras su victoria ante el Siena el Cagliari supera al Udinese, que no pudo pasar del empate esta jornada. Empata a puntos con el Roma. 14 puntos y sumando… a solo uno de Europa. Y si continúan con esta proyección la Champions está, ahora, a soló 7 puntos.

El Siena es un muerto viviente que necesita un potente electroshock que reanime su infartado corazón. Y lo necesita urgentemente si no quiere despertar demasiado tarde de la pesadilla en la que esta sumido.

Por Cesar Davila (Vavel)