El Siena tumba al Pescara con polémica


El Siena tumba al Pescara con polémica

32ª JORNADA

PESCARA 2-3 SIENA

Fue un partido loco el visto en el Stadio Adriático. El Siena se adelantó 0-2 con goles de Angelo y otro de Zanon en propia puerta, pero cuando el partido parecía decidido el Pescara levantó la cabeza y consiguió empatarlo. El 2-2 firmado por Celik y Togni parecía que sería el resultado definitivo pero a cuatro minutos para el final del choque llegó el tanto que podría valer una temporada: Emeghara firmó el 2-3 y salva a los toscanos, aunque la acción no debió valer por fuera de juego. El Siena llega a los 30 puntos, en espera del resultado de Palermo y Génova, mientras el conjunto de Abruzzo está prácticamente condenado a la Serie B con 21.

El partido comenzó con dedicatoria especial a Piermario Morosini, que murió el pasado 14 de abril en el campo del Pescara, durante el partido contra el Livorno. Después de un año toda la curva en su recuerdo le dedicó una emotiva ovación y un aplauso antes del saque inicial.

Quitando los primeros minutos de tanteo, el Siena creó y se deshizo a su antojo de un Pescara desordenado y tenso. Primero Vergassola con un tiro raso, luego Terzi con un cabezazo y posteriormente Sestu con un remate al larguero dieron el aviso. Los de Abruzzo fallaron mucho en el pase y justamente en un acción con un pase hacia atrás fallado por Capuano, sirvió para que llegara el 0-1 obra de Angelo, que totalmente solo firmó el tanto con la cabeza en el minuto 14. En su primer gol en la Serie A. El Pescara replicó con un remate fuerte de Kroldrup, pero Pegolo respondió con creces.

A los 33 minutos llegó el episodio que parecía aplastar a los goles con el gol de Zanon en propia puerta que desvió a la red de Pelizzoli un disparo rival. Era el 2-0, un resultado que reforzaba las razones del Siena. A los 37 minutos D”Agostino, por una dolencia muscular, dejaba su puesto a Celik.

En la segunda mitad el sueco con la izquierda recortaba distancias al finalizar una contra. Solo se llevaban siete minutos de juego y quedaba mucho tiempo por delante. Bucchi era todo un vendaval de nervios desde el banquillo, sabedor de que si su equipo se va a la Serie B no será por no intentarlo todo hasta el final. El público enfadado y con tono irónico la tomaba contra los locales con el “ole” en cada toque de la pelota del Siena, irritado por la actitud demasiado sumisa de los suyos. A los 14 minutos llegó otro grito, esta vez para celebrar el gol de Togni. Lanzamiento de falta, Pegolo, no llega al disparo y Togni que se encomendó directamente a las gradas para celebrarlo con los suyos. El equipo Iachini acusaba la mente audaz y clara del Pescara, que incluso pudo marcar el 3-2 con un remate de Cascione que sacó Pegolo. El entrenador de lios bianconeros cambia los apoyos de Emeghara: Fuera Rosina y Sestu entran Agra y Pozzi.

En a última rebanada del partido cambia todo: la táctica y el orden. El Siena se volvio a encontrar y avisó primero con Angelo y a continuación con Pozzi. En ambas ocasiones apareció Pelizzoli. En el 84 solo unos centímetros impidieron a Pozzi celebrar el tanto. Un minuto más tarde la respuesta de Sculli, que golpeó la madera. Y a cuatro para el final la jugada clave, cuando el Siena se aprovechó de la desbandada defensiva del Pescara para realizar una gran acción con la dupla Agra-Emeghara. Era el 3-2, pero anotado en fuera de juego del portugués. El Siena suma tres puntos clave en la salvación mientras el Pescara se aferra al farolillo rojo.