El Carpi subirá a la Serie A


El Carpi subirá a la Serie A

El Carpi será el nuevo equipo que se codeará con los gigantes del fútbol en el próximo campeonato de la Serie A italiana, todo un milagro y un ejemplo ya que el club cuenta con un presupuesto de tres millones de euros y tiene un estadio para 4.000 espectadores. El hasta ahora modesto equipo de Carpi, una localidad de Módena (noreste de Italia) con unos 70.000 habitantes, consiguió este martes el ascenso a la Serie A italiana con cuatro jornadas de adelanto al empatar 0-0 con el Bari y el próximo fin de semana podrá celebrar el título de liga.

Le llaman el club de los milagros, pues en el año 2000 debido a la situación financiera desapareció y tuvo que comenzar desde las categorías de aficionados y hace cinco años militaba aún en la Serie D. Tampoco frenó su avanzada el terrible terremoto de hace tres años que afectó a toda la zona y especialmente a los empresarios que financian el equipo. El club es propiedad desde hace seis años de un consorcio de empresarios locales, todo ellos del sector de la moda, y que fueron fuertemente golpeados por el terremoto.

Los propietarios del pequeño Carpi son Stefano Bonacini y Roberto Marani, dueños de la casa de moda “Gaudì”; el socio de minoría Claudio Caliumi, de la marca “Marilena” y el patrocinador “Blumarine”, que pertenece a la familia Tarabini. Pero la verdadera empresa de este club con 106 años de historia es haber llegado a la Serie A después de haber gastado sólo 100.000 euros en fichajes el pasado verano y con 2,5 millones de euros para los salarios de toda la plantilla.

Prácticamente la mitad de lo que gana al año cualquiera de las estrellas de uno de los equipos de la Serie A. Al inicio de la temporada, el objetivo era la permanencia en la Serie B, ya toda una conquista para este club, y por ello no se habían fichado grandes nombres, se había reducido el presupuesto del 40 por ciento y la única locura había sido el fichaje del técnico Fabrizio Castori. Castori, de 60 años, está considerado en las divisiones interiores como un auténtico talismán para los ascensos, tanto que en su carrera ha conseguido que sus equipos subieran de categoría nueve veces.

El técnico y sus hombres han sumado números de récord como los 26 puntos de los 30 posibles conseguidos en casa, en el estadio “Sandro Cabassi” con capacidad para 4.000 espectadores. El equipo cuenta con cuatro extranjeros, entre ellos el portero brasileño Gabriel, cedido por el Milan, y el delantero nigeriano Jerry Mbakogu, mientras que los jóvenes Antonio Di Gaudio y Kevin Polenta darán que hablar la próxima temporada. “Son jóvenes sin pasado que darán que hablar en el futuro”, pronosticó Castori tras conseguir el ascenso. “Hemos ganado con un equipo joven – añadió el técnico – Ha sido un camino extraordinario porque nunca podíamos haber imaginado este rendimiento, pero hemos crecido paso a paso.

Somos un equipo rock que no tiene miedo de nada”. Castori piensa ya en el futuro y en construir un equipo de Serie A, pero con gente “que tenga hambre y deseo de sorprender”. El único problema es el estadio, ya que la federación italiana obliga a una mayor capacidad, al menos 16.000 personas para las ciudades de menos de 100.000 habitantes. No todos parecen estar contentos.

El presidente del Lazio, Claudio Lotito, creó una polémica hace algunas semanas cuando criticó que equipos modestos como el Carpi llegasen a la Serie A. “Si llega el Carpi, nosotros dentro de dos o tres años no tendremos un euro”, se quejaba Lotito al considerar que descendería considerablemente el dinero que se paga por los derechos televisivos. Los aficionados del Carpi no se olvidaron de estas palabras y dedicaron con ironía su ascenso a Primera al polémico presidente del Lazio.