Adiós al Maestro Pirlo


Adiós al Maestro Pirlo

Andrea Pirlo puso punto y final a su carrera futbolística. El mediocentro italiano cayó eliminado con su equipo, el New York City, en la semifinal de la Conferencia Este de la Major League Soccer norteamericana. El ex futbolista de Juventus, Milan e Inter se retira tras 23 años de carrera en los que consiguió ganar 6 veces la Serie A italiana (2 con los rossoneri y 4 con la ‘Vecchia Signora’), 2 Champions League (ambas con el Milan) y el Mundial de 2006 con la selección italiana.
 
Pirlo fichó por el New York City en 2015. En estas tres temporadas, el futbolista italiano disputó 60 partidos en la MLS en los que marcó un gol y dio 9 asistencias. Junto a David Villa, se convirtió en el referente de la franquicia ‘City’ y en uno de los reclamos de la liga norteamericana para atraer a futbolistas con caché europeo. El New York fue eliminado en las semifinales de la Conferencia Este ante el Columbus Crew en una eliminatoria en la que Pirlo no disputó ningún minuto. Antes, dejó huella en las 20 campañas que jugó en Europa.


Primeros años: de explotar en Serie A a ser rechazado por el Inter
 
Pirlo debutó con 16 años en la Serie A el 21 de mayo de 1995 con la camiseta del Brescia. Jugó 10 minutos ante la Reggiana y no volvió al primer equipo hasta la temporada 96/97, con el equipo en Serie B. Ese año, y actuando de mediapunta, disputó 17 partidos en los que colaboró para conseguir el retorno a la primera división italiana. La siguiente temporada se consolidó en la Serie A al disputar 29 partidos en los que vio portería 6 veces. Su juventud (solo tenía 19 años) y su gran actuación en la Eurocopa sub-21 que ganó con Italia, llevaron a Pirlo a las filas del Inter.
 
En aquel equipo, y a pesar de tener compañeros de la talla de Diego Simeone, Ronaldo Nazario o Roberto Baggio, no consiguió explotar. Tras disputar apenas 1.000 minutos en toda la temporada, fue cedido la siguiente campaña a la Reggina. Tras hacer un buen papel (28 partidos y 6 goles) regresó al Inter. Era la temporada 2000/2001 y Pirlo coincidió con el entrenador que le haría campeón del mundo: Marcelo Lippi. El actual seleccionador de China dimitió en octubre, lo que provocó que su sustituto, Marco Tardelli, no contase con él. Volvió a ser cedido al Brescia en enero y la siguiente campaña ficharía por el Milan, eterno rival de los interistas
Milan: reconversión a mediocentro y consolidación en Europa
 
Pirlo firmó con los ‘rossoneri’ en la campaña 2001/2002 a cambio de 18 millones de euros. El 7 de noviembre, Carlo Ancelotti relevó a Fatih Terim en el banquillo milanista. Fue entonces cuando Pirlo cometió la osadía que cambiaría su carrera. En una conversación con el técnico de Reggiolo, le preguntó “¿Y que tal si juego de regista?”. El joven, que entonces contaba con 22 años, pidió ser el referente en el centro del campo del Milan. La prolongación de Ancelotti en el campo, después de que éste asegurara que no era compatible con Rui Costa, titular indiscutible en la posición de fantasista.
 
‘Carletto’ decidió apostar por la sugerencia que le hacía un joven esmirriado y que apenas había jugado 40 partidos en primera. Con Pirlo en el mediocentro, el Milan funcionaba: su capacidad organizativa y su gran desplazamiento de balón, tanto en corto como en largo, permitió liberar de trabajo a jugadores como Seedorf, Rivaldo o el propio Rui Costa. Hasta el seleccionador italiano de aquel entonces, Giovanni Trapattoni, conocido por implementar un fútbol más rudimentario en sus equipos, se rindió al ’21’: “Tener a Pirlo es como jugar con Zico por delante de la defensa”.
 
En el Milan pasó 10 temporadas en las que jugó 400 partidos. Ganó dos Champions League (y disputó la recordada final frente al Liverpool), dos Serie A, una Copa y una Supercopa de Italia. Además, en 2006 era el referente en el centro del campo de la ‘azurra’ que consiguió ganar el Mundial en Alemania. En 2011, Pirlo firmó a coste cero por la Juventus tras acabar contrato en el Milan.
Juventus: del ocaso de su carrera a disputar otra final de Champions
 
A sus 32 años, parecía que al ’21’ le quedaban los últimos retales de su capacidad física. Sin embargo, el recién fichado técnico de la Juventus Antonio Conte lo convirtió en el pivote de uno de los equipos italianos que mejor fútbol ha desplegado en los últimos años. Ganaron la Serie A con Pirlo como faro: 37 partidos, 3 goles y 14 asistencias.
 
Jugando por delante de la defensa, el italiano fue capaz de organizar un equipo moviéndose en apenas 60 metros del campo, gracias a su capacidad para encontrar el pase que desahoga al equipo y que tanto aprecian los entrenadores. En los cuatro años que defendió la camiseta bianconera, la ‘Vecchia Signora’ dominó el fútbol italiano: 4 ligas, 2 supercopas y 1 copa de Italia. En Europa jugaron un papel importante al alcanzar la final de Champions League en 2015, que finalmente perdieron ante el Barça de Luis Enrique (1-3).
 
Con este partido, Pirlo puso fin a su trayectoria en Europa y emprendió la aventura norteamericana. Atrás quedan su visión de juego, su capacidad de mando y su excelso golpeo de balón. Se retira un jugador carismático y que ha dejado huella tanto en el fútbol europeo como en el internacional. Tras 23 años de carrera, Pirlo se despidió de todos sus fans: “Siempre os llevaré en el corazón”.