La Juve se alza al séptimo cielo


La Juve se alza al séptimo cielo

El scudetto número 34, el séptimo consecutivo, el cuarto doblete seguido. La de la Juventus sobre el fútbol italiano es una dictadura: nadie ha alcanzado estos números en la historia del Bel Paese y ayer los bianconeri pudieron cantar su enésimo alirón gracias al empate a cero ante el Roma, en el Olímpico, estadio donde cuatro días antes levantaron la Copa italiana. Fue un partido que los juventini se tomaron con calma, jugando en las narices de Szczesny durante la primera mitad, y gestionando en la reanudación, cuando los de Di Francesco se quedaron con diez por la expulsión de Nainggolan.

Un título especial para la Vecchia Signora, definido por sus mismos tifosi “el más importante”. Porque fue sufrido, más que nunca: el pasado 22 de abril el Nápoles logró conquistar Turín por primera vez en 9 años, y con un punto de desventaja y un calendario más sencillo parecía haberse convertido en el favorito. En cambio, la Juve siguió al mando, de donde no se ha vuelto a mover desde la jornada 27, cuando adelantó a los sureños, que habían sido lideres durante 19 semanas. Allegri supo gestionar con sabiduría la mejor plantilla de Italia: le criticaron por su juego, casi nunca espectacular, pero los resultados están de su lado. Un trofeo deseado, probablemente el último en la inmensa carrera de Buffon. El legendario meta lo levantará la semana que viene, ante sus seguidores, anunciando quizás el adiós. Mientras su rival celebraba, el Nápoles ganó 2-0 a domicilio al Sampdoria, con goles de Milik y Albiol (tercer tanto del español, nunca tan goleador). El partido se recordará por haber sido suspendido durante 4’ por los cánticos de los hinchas locales en contra de los napolitanos (“Vesubio lávalos con fuego”, “Nápoles cólera”). Una victoria triste, que sirvió para alcanzar el récord de puntos (88), pero certifica el adiós al sueño del tercer scudetto. La última jornada, para otros objetivos, seguirá teniendo emoción: el Lazio empató con el Crotone y se jugará la Champions ante el Inter, mientras que uno entre Crotone, SPAL, Cagliari y Chievo tendrá que despedirse de la Serie A. El Milán, por su parte, empató en el campo del Atalanta y selló su pase para la Europa League, su objetivo mínimo.