Juventus-Real Madrid: Un clásico de Europa sin Cristiano y sin gol


Juventus-Real Madrid: Un clásico de Europa sin Cristiano y sin gol

El Madrid se ha llevado sus bártulos a la segunda etapa de la gira, en Washington, con Modric enrareciendo el ambiente en la casa blanca justo cuando la expedición durmió ayer a tiro de piedra de la Casa Blanca. Y hoy, casi de tapadillo porque la expedición ni se ejercitó en la capital de Estados Unidos, el test más exigente de la pretemporada antes del Atlético (sigue el partido en directo en As.com). Contra la Juventus pero sin morbo: Cristiano se quedó en Turín…
 
El vacío ya no emocional, sino físico, que deja el siete en el Madrid, está todavía por superar. Su banda era para Neymar, al menos en los planes iniciales del club, y ahora la reclama Vinicius con bicicletas. Pero si el Madrid necesita goles, Asensio, que vuelve hoy, ha demostrado que los tiene…
 
Goles necesita Lopetegui porque se le marchó su principal manantial y porque en Miami ése fue el lunar de su equipo en el estreno con el United en esta International Champions Cup. Mostró buenas intenciones (esa presión alta que ahogó a los diablos rojos), pero la puntería, en saldo negativo. Por eso y porque el club se resiste a acudir al mercado de nueves, la Vecchia Signora será el ensayo para la búsqueda de efectividad entre alguno de la nómina actual. Benzema, Mayoral y De Tomás, que necesita acelerar porque está a prueba. Incluso Bale, que flirteó con esa posición en el primer partido.
 
Con menos gol aparece la Juventus en el FedEx Field. Cristiano y Dybala no han venido, Mandzukic está de vacaciones y andará Higuaín todavía deshaciendo las maletas como nuevo punta rossonero. Keylor no tendrá que sufrirlos cuando salte hoy a escena a cinco días del cierre del mercado en Inglaterra, la fecha límite por Courtois. Lopetegui ha hecho trabajo psicológico con el tico, pero no hay mejor refuerzo mental que volver a verse bajo palos.
 
Con él vuelven Isco, Kroos, Nacho y Lucas, que se cruzará con Benatia por primera vez desde el famoso penalti en el Bernabéu camino a Kiev. Quien no estará, aún, es Ramos.
 
Con todo, un Madrid con más cuerpo ante una Juve que se proclama aspirante a la Champions. “Con Cristiano, es una prioridad”, dice Del Piero. Para el Madrid, el segundo paso en esa reinvención sin el portugués que busca Lopetegui.
Hay una expresión que en Italia se está utilizando mucho en los últimos días para describir el mercado de la Juventus. Según varios medios, Marotta y Paratici han decidido dar el salto este año, construyendo un instant team: un equipo preparado para ganarlo todo, y hacerlo ya. Tras haber triunfado en las últimas siete ligas italianas y haber disputado dos finales de Champions en las últimas cuatro temporadas, el deseo bianconero está clarísimo: levantar la Orejona.
 
En Turín la Champions se ha convertido en una obsesión, una maldición que el presidente Agnelli quiere romper ya. La llegada de Cristiano Ronaldo, además de suponer un empujón económico y de imagen sin límites, tiene el objetivo deportivo de romper con la sequía europea bianconera. Ya nadie se esconde debajo de la Mole: la Juve quiere sacarle al Madrid el dominio de Europa. Tiene equipo para hacerlo, sin duda: a una plantilla extremadamente competitiva, que Max Allegri (tarde o temprano, nos aseguran, él acabará siendo merengue) sabe rotar como nadie, se han sumado perfiles con experiencia, listos para triunfar.
 
Perdido a Buffon, el nivel seguirá siendo alto con Szczesny (ya titular durante un buen tramo de la pasada temporada) y el italiano Perin, que se alternará con él. Para reforzar la defensa llegó el que fue, quizás, el mejor lateral de la pasada Serie A, Joao Cancelo y regresó Bonucci. Para acoger a su hijo prodigo, la Juve renunció a un defensa talentoso y de siete años más joven como Caldara: lo imperativo ahora es ganar, no esperar. El mediocampo cuenta con la fuerza y la calidad de Emre Can y, arriba, está Cristiano que ya es decir. Eso sí, la llegada del portugués obligó a la Vecchia Signora a desprenderse de Higuaín y de su sueldo de 7,5 millones (era el más alto de Italia hasta que el ‘fichaje del siglo’ lo barrió), pero nadie se está rasgando las vestiduras por ello.
 
Lo más probable es que Mandžukic, tras años de sacrificios en la banda, vuelva a ejercer de punta en los días de descanso del crack portugués, ya que entre Dybala, Costa, Cuadrado y Bernardeschi no faltará calidad en los costados. Sí, la Juve lo tiene todo para sacarse su complejo europeo. Ahora le toca demostrarlo sobre el césped..
Precarga foto ampliada