Los nombres del Juventus-Cagliari


Los nombres del Juventus-Cagliari

Juventus-Cagliari se juega desde 1966-67. Ha menudo ha sido escenario de fiestas por el scudetto recientemente y – en el caso del campeonato ganado por los sardos en 1970 – ha represenatdo el partido clave. Estos son algunos de los protagonistas que han dejado huella en la historia del duelo

Massimiliano Allegri

Última jornada del campeonato 1994-95. La Juve acaba de ganar el scudetto – conquistado de forma matemática dos semanas antes – y con su victoria por 3-1 amplifica aún más el entusiasmo.  El gol sardo fue obra de un número 10 con mucho talento que ese día seguramente no sospechaba ni lo más mínimo que entrenaría a ambos clubes y además con cierto éxito…

Pietro Anastasi

Anastasi batte Cagliari 2-1: es el titular que Hurrà Juventus propuso para coronar al “matador” del partido de la 1970-71. Dos detalles para medir la importancia del doblete de Pietro. El primero fue que los sardos se presentaron en Turin con el scudetto sobre el pecho, habiendo deseo de revancha por parte de los bianconeri. El segundo fue que Anastasi firmó un gol de media chilena que llevó a Ezio De Cesari a escribir en el Corriere dello Sport que la televisón de la posibilidad de mostrar una y otra vez el primer gol del  “picciotto” a cámara lenta, porque goles así se ven rara vez en todo el campeonato

Stephen Appiah

Como despedirse de Turín con un golazo. El que hizo Stephen Appiah en su última presencia como bianconero en el Juventus-Cagliari del 2005 por toda la escuadra. Digno de aplauso

Daniele Rugani

El primer gol no se olvida nunca. Una regla que vale para cualquiera y aún más para un defensa. Rugani lo marcó en el Juventus-Cagliari de hace dos años: saque de falta de Pjanic, remate de Higuaín y Daniele manada a la red el rechace. En la portería un ex bianconero: Marco Storari

Gianfranco Zola

Nunca jugó en la Juventus, pero en el Delle Alpi, el día de la celebración del scudetto número 28, se llevó la satisfacción de una ovación en pie. En Turín anotó los 2 últimos goles de su carrera, cuyo final transcurrió en el Cagliari, tras regalar maravillas en Nápoles, Parma y sobre todo Londres, donde los aficionados del Chelsea lo idolatraban como Magic Box